¿Pueden las técnicas de reducción del estrés detener el dolor de cabeza de las migrañas?

Los ataques de migraña pueden alterar completamente la vida de una persona. Junto con el dolor de cabeza intenso, también pueden tener náuseas, vómitos, dolor de cuello, sensibilidad a la luz, alteraciones visuales, vértigo, mareos, diarrea, pérdida de color facial, alteraciones del habla y varios otros síntomas desagradables.

Afortunadamente, hay muchos enfoques de tratamiento natural disponibles que a menudo pueden ser más eficaces que los analgésicos de venta libre o con receta. Una de las mejores maneras de aliviar o detener el dolor es mediante métodos de reducción del estrés.

El estrés es uno de los desencadenantes más frecuentes de las migrañas, además de un factor importante en relación con muchas otras dolencias. Esto hace que eliminar el estrés sea una parte muy importante para aliviar el dolor y mejorar la salud. La mayoría de los expertos coinciden en que las personas que padecen migrañas no afrontan las situaciones estresantes como los demás hombres y mujeres. Todo el mundo siente estrés en un grado u otro en algún momento de su vida. Cuando se produce un acontecimiento estresante, nuestro cuerpo produce inmediatamente sustancias químicas que deberían ayudarnos a afrontar o adaptarnos a la circunstancia. La respuesta de nuestro cuerpo puede dilatar los vasos sanguíneos que rodean nuestro cerebro y provocar una migraña.

El estrés mental puede acumularse lentamente o aparecer de repente. Las migrañas crónicas relacionadas con el estrés suelen estar causadas por cosas como el estrés laboral, las discusiones matrimoniales, los problemas de salud, el embarazo, los problemas de dinero y otras condiciones. Cuando el tratamiento de los síntomas relacionados con el estrés incluye fármacos, suele ser un alivio a corto plazo. Otros tipos de terapia, como los diversos métodos de gestión del estrés, se realizan para obtener resultados a más largo plazo. Comprender que el estrés es un importante factor que contribuye a las migrañas puede ayudar a quien las padece a encontrar formas eficaces de tratar su trastorno.

Reducir los niveles de ansiedad

Las personas con malos hábitos de sueño son más vulnerables al estrés, por lo que mejorar los hábitos de sueño puede ayudar a reducirlo. Además de mejorar el sueño, existen otras formas de disminuir el estrés. Descansar, hacer ejercicio diario con regularidad y tomar un baño o una ducha caliente son técnicas sencillas para reducir los niveles de ansiedad. Hay que tener en cuenta que hacer ejercicio durante un episodio de migraña puede empeorar los síntomas, por lo que hay que evitarlo. Otra forma de disminuir la ansiedad es con un masaje. Frote suavemente las zonas dolorosas, en particular las sienes, los músculos del cuello y la región facial, con las almohadillas de las dos primeras manos en un movimiento circular. Aplicar una compresa fría en la nuca puede disminuir la cantidad de flujo sanguíneo a la cabeza, lo que también puede reducir la presión y el estrés.

Otras técnicas para reducir la ansiedad pueden requerir cambios en la rutina normal del individuo. Éstos pueden incluir pedir ayuda a otras personas en circunstancias difíciles, mantener a los familiares de apoyo emocional, prevenir el origen de la ansiedad, aprender a mantener la calma durante situaciones emocionalmente molestas, comer alimentos más nutritivos y hacer ejercicio con regularidad. Si el objetivo es conseguir el alivio de las migrañas, hay varias formas de tener éxito mediante métodos de reducción del estrés. Prestando mucha atención a las condiciones de estrés y cambiando algunos de sus hábitos, es posible que pueda disminuir la frecuencia y la gravedad de sus migrañas.

¿Le ha resultado útil este artículo?

Artículos relacionados